Protocolo de los organismos del Poder Judicial

Numero expediente 1939-SC-11
Carátula CARRASCO MIÑAMBRES AURELIO QUINTIN C/ VARGAS JUAN Y OTRA S/ SUMARISIMO
Fecha 03/04/2012
Número de sentencia 36
Tipo de sentencia I
Sentencia
En Cipolletti, Provincia de Río Negro, a los 3 días del mes de Abril del año dos mil doce, reunidos en acuerdo los Sres. Jueces de la Cámara de Apelaciones en lo Civil, Comercial y de Minería de la Cuarta Circunscripción Judicial, con asiento de funciones en esta ciudad, para resolver en los autos caratulados: “CARRASCO MIÑAMBRES AURELIO QUINTIN C/VARGAS JUAN Y OTRA S/SUMARISIMO\" (Expte. Nº 1939-SC-11);
VISTOS:
Que se elevan estas actuaciones en razón del conflicto negativo de competencia suscitado entre el Sr. Juez de Paz Dr. Pablo Martín Zille y el Sr. Juez de grado del Juzgado Civil, Comercial y de Minería Nº 1 Dr. Alejandro Cabral y Vedia.
El Juez de Paz, por ante quien el actor solicita la remoción de un árbol existente en un predio vecino y la condena al pago de los daños y perjuicios ocasionados en la que afirma ser su propiedad derivados de su plantación, abdica de asumir la jurisdicción, y decide remitir las actuaciones al Juzgado Civil, Comercial y de Minería en turno fundando tal criterio en que las acciones emergentes de los arts. 2618 y sgts. del C.C. resultan ser de competencia de los jueces de primera instancia, y que igual suerte debe seguir el reclamo de daños, atento tratarse de pretensiones acumuladas.
A ello se opone el titular del Juzgado Civil, esgrimiendo que el Sr. Juez de Paz, al haber intimado a los demandados a que procedieran a la extracción del pino se ha expedido sobre la cuestión planteada por el actor, actuación jurisdiccional que, dice, conlleva el haber consentido la competencia para intervenir en dicho proceso. Agrega que el incumplimiento por parte de los demandados de la intimación a extraer el pino que les fuera cursada por el Juez de Paz, sólo puede traer aparejada su ejecución (art. 6 inc. 1 CPC), pero de ninguna manera, el iniciar acciones ante un Juez de Primera Instancia.
En cuanto a las acciones que se dicen acumuladas, expresa el Sr. Juez de Primera Instancia, que el actor debiera peticionar la ejecución de sentencia dictada por el Juez de Paz en relación a la extracción del pino, y por otro lado, formular el reclamo de daños y perjuicios, la que conforme al monto reclamado, también sería de su competencia.
Y CONSIDERANDO:
Adelantamos nuestra opinión en el sentido que corresponderá declarar la nulidad de la sentencia dictada por el Sr. Juez de Paz en fecha 20 de abril del 2011 en los autos \"Carrasco Miñambres Aurelio Quintín C/Vargas Juan S/Medianería\", y a su vez, dirimir el conflicto de competencia suscitado en relación a la demanda interpuesta el día 9 de noviembre de 2011 (víd fs.12/14), otorgando tal aptitud al Sr. Juez a cargo del Juzgado en lo Civil, Comercial y de Minería Nro. 1.-
Ello así por cuanto de las constancias obrantes en autos se advierte que la sentencia dictada por el Sr. Juez de Paz de esta ciudad en relación a la acción de menor cuantía que dedujera el actor (fs. 11), resuelve una cuestión que no le fuera propuesta, fallando extra petita, exorbitando el objeto de la acción deducida (la poda de las ramas del árbol), decidiendo en tal oportunidad intimar a la extracción del árbol, bajo apercibimiento de iniciar acciones civiles y por otro lado, el modo en que se resuelve tal pretensión del actor, exorbita la competencia del Sr. Juez de Paz, por cuanto conforme art. 63, apartado II de la L.O, y art. 802 del CPCC, no resulta competente para entender en las acciones posesorias (arts. 2468 a 2501 del C.Civil).
Y es que cuando se entabla acción contra el propietario de una heredad a fin de obtener la extracción de los árboles que se hallaren plantados a menos de tres metros de la línea divisoria con el vecino (art. 2628 C.C.), la vía procesal elegida por el legislador para su tramitación es la que viene dada por el art. 623 bis del CPCC (Denuncia de daño temido), el que a su vez recoge igual disposición contenida en el art. 2499 del C.C. que contempla la acción posesoria de daño temido, daño que puede provenir sea de un edificio o de otra cosa (ej: vigas, columnas, cables, paredes, árboles, etc), en cuyo caso se pueden adoptar medidas de seguridad tendientes a eliminar el peligro, consistentes en reparación, demolición, apuntalamiento, poda, extracción del árbol, etc.
Ello ha sido reconocido por la doctrina y por la jurisprudencia, y en tal sentido se ha dicho \"La norma tiende a regular la situación del daño eventual que los edificios ruinosos puedan causar, pero nada indica que no deba aplicarse a casos concretos diversos, como el que nos ocupa, en el que el temor del daño deriva de la existencia de árboles ubicados en el fundo vecino. En este supuesto la norma del art. 2499 del C.C. que prohíbe plantar árboles a una distancia menor de tres metros de la línea divisoria y de un metro para los arbustos\" (CCC. San Isidro, sala 1, 8/10/2002, r.s.d. 497 \"Smaderman Norberto C. C/Gandin Ermenegildo s/daño temido\").
En virtud de lo dicho, corresponderá declarar la nulidad de la sentencia dictada por el Sr. Juez de Paz en fecha 20 de abril de 2011 y obrante en copia a fs. 8/9 de autos, por haberse violado el principio de congruencia y fallado extra petita y dirimir el conflicto negativo de competencia suscitado, otorgando aptitud jurisdiccional para entender en la acción entablada en autos a fs. 12/14 al Sr. Juez del Juzgado Civil, Comercial y de Minería Nro. 1.
En mérito a ello la Cámara de Apelaciones en lo Civil, Comercial y de Minería de la IV Circunscripción Judicial, RESUELVE:
I.- Declarar la nulidad de la sentencia dictada por el Sr. Juez de Paz de Cipolletti en fecha 20 de abril del 2011 en los autos \"Carrasco Miñambres Aurelio Quintin C/Vargas Juan S/Medianería\", cuya copia obra glosada a fs. 8/9 de estos autos y dirimir el conflicto suscitado, atribuyendo aptitud jurisdiccional para conocer en estos actuados al Sr. Juez a cargo del Juzgado Civil, Comercial y de Minería Nro. 1.-
II. - Regístrese y vuelvan las actuaciones al Juzgado de Paz de Cipolletti, a fin que tome razón de lo resuelto y posteriormente remita la causa al Juzgado Civil, Comercial y de Minería Nro. 1.
Con lo que terminó el ACUERDO, firmando los Sres. Jueces, Dres. Douglas Price, Alfredo D. Pozo y Edgardo J. Albrieu, por ante mí, que Certifico.-

Dr. Edgardo Albrieu Dr. Alfredo Pozo Dr. Jorge Douglas Price
Juez de Cámara Juez de Cámara Juez de Cámara

Dr. Jorge A. Benatti
Secretario de Cámara
Saltar a contenido

¡CSS Válido!

 
 

Poder Judicial de Río Negro